LA ARGENTINIDAD….. AL PALO

Política, Videos, Ciencia,Cultura, Espectáculos, Cine, Deportes, Tegnologías, Arte, Humor, Música, Reportajes. ETC

Underworld: «Hay que volver a encontrar la magia»

Posted by LA ARGENTINIDAD ...AL PALO en noviembre 2, 2006

El dúo galés es una de las principales atracciones de la sexta edición de Creamfields, la masiva fiesta del dance global que se hará en Costanera Sur el sábado 11. Aquí hablan sobre la necesidad de profundizar la emoción del baile.

UN POCO DE AMOR INGLES. Rick Smith y Karl Hyde demuestran que tienen buen humor

Karl Hyde y Richard Smith se conocieron en los ’70 en un restaurante, en Cardiff, Gales. En ese entonces, armaron dos bandas de new wave: Screen Gemz (les duró un año) y Freur (con Alfie Thomas) que los llevó de gira con Eurythmics, pero apenas les alcanzó para pavimentar el camino de lo que vendría después: Underworld. Con ese nombre (y dedicados a hacer bandas de sonido para películas de TV y comerciales) grabaron Underneath the Radar (1988) y Change the Weather (1989) estuvieron por rendirse.

Sin embargo, no abdicaron y, en los ’90, se transformaron en uno de los shows electrónicos más populares a nivel mundial junto a Chemical Brothers y The Orb. En tiempos de DJs estáticos frente a las bandejas o una computadora, buscaron interpelar la mayor cantidad de sentidos posibles: en su música, dosis parejas de furibunda fiesta y emoción. El sábado 11, serán quienes coronen el escenario principal de la sexta edición de Creamfields, Buenos Aires.

Desde Essex su ciudad natal, la voz de Karl Hyde trasluce un genuino entusiasmo por esta fecha. «Hace años que queremos ir pero, entre las presentaciones, los álbumes y la familia… Han pasado demasiados años. Estoy muy contentos de poder ir esta vez».

Supongo que habrán oído hablar del público argentino.

Sí, es legendario. Una de las razones por las que queríamos ir es que nos han dicho que el público es muy apasionado. Nos gusta.

Seguramente querrán los clásicos de Underworld. ¿Son reacios a tocarlos?

Siempre tocamos parte de los himnos. También colgamos nuestros nuevos downloads en underworldlive.com: eso nos permite mostrar material nuevo y ampliar nuestro show. Nos gustaría tocar durante tres horas, hacer un show que nos permita pasar por varios estados de ánimo, pero en estos festivales hay muchos artistas.

¿Qué características tiene el «en vivo»?

Nuestro show es totalmente improvisado. No hay una lista fija y no ensayamos Todas las imágenes, las luces y la música son improvisados. Eso lo aprendimos de dos fuentes: los músicos de jazz como Miles Davis y de los DJs. Los DJs fueron nuestra inspiración porque no usan lista fija de temas. Los que más nos gustaban eran los que podían llevar los discos a la bandeja, estudiar el estado de ánimo del público, captar la vibración, elegir el primer disco según la onda del público y seguir a partir de allí, respondiendo a la multitud. Queríamos ser una banda en vivo que captara esa energía.

Lo que no queda librado al azar es la estructura técnica del show. Más de tres meses les lleva a Hyde y Smith poner en línea toda su parafernalia: dos iMac G5, conectadas por wireless a una pila de teclados y efectos. Además, su costado visual (forman parte del estudio de diseño gráfico Tomato), presentará imágenes en pantallas tamaño mamut. Semejante despliegue, significa saltear la versión chilena del festival (un día antes en Santiago), para tener todo bajo control en Buenos Aires: «Siempre nos reservamos suficiente tiempo para llegar y asegurarnos de que todo está en orden. Hace años tuvimos una experiencia desagradable: los equipos tenían que volar de Los Angeles a Nueva York pero siempre se quedaban en tierra. Subimos al escenario sin equipos, mientras tocaba Carl Cox. Cuando faltaban 30 minutos para empezar, apareció un camión con los equipos. Fue un día terrible. Por eso, es una norma nunca estar tan presionados antes de un show».

¿Cuál es tu relación con los festivales como Creamfields?

Tenemos una larga historia con la gente de Creamfields. Hay mucho respeto por lo que hacen, nos hemos hecho amigos y tocamos en muchos Creamfields, en todo el mundo. Siempre tratan de hacer un gran evento, no sólo llevando grandes nombres, también cuidando al público. Para nosotros, es muy importante: buenos sistemas de sonido, buenas instalaciones ¡hasta en los baños! Son muy importantes para que la gente pase una buena noche.

Este año, en Londres está surgiendo una nueva escena rave. ¿Es una repuesta a los grandes festivales?

Están pasando un par de cosas: hay bandas jóvenes de rock que han tomado la idea de las raves ilegales para hacer recitales de rock ilegales en galpones o en campos. Y también se está viendo el surgimiento de una nueva escena dance. Era importante que los grandes eventos se reinventaran. Había demasiados. Hay que repensar la forma de volver a encontrar la magia. Vemos el crecimiento de algo realmente interesante, emocionante, no tan grande como solía ser, pero eso lo hace genial. Probablemente, nuestra mayor energía proviene de la nueva música de artistas jóvenes. Es estimulante y alentador.

Underworld no sólo suena en las pistas de baile: también en las pantallas. «Rick y yo hemos hecho música de películas desde que nos conocimos. Nos llamamos Underworld porque en 1985 hicimos la música de una película titulada así. Hicimos temas para la TV a fines de los 80 y para comerciales. Siempre pensamos en términos de películas. Para nosotros, la música siempre fue imágenes».

Trabajaron con Danny Boyle en la banda de sonido de «Transpotting», y luego en «La Playa». ¿Comparten un estilo?

Diría que sí… Actualmente estamos trabajando en una nueva película con Danny y acabamos de terminar la partitura de la nueva película de Anthony Minghella, Breaking and Entering (con Jude Law, Juliette Binoche, Robin Wright Penn). Trabajamos con orquesta e instrumentos acústicos tratados con electrónica. Cuando estábamos terminando, Danny nos pidió que hiciéramos la banda de sonido para Sunshine, su nueva película de ciencia-ficción. Ya hicimos seis películas con Danny. Es un viejo amigo. Pensamos de manera muy parecida. Vino y nos dijo: «Esta es la película, es de ciencia-ficción, hagan lo que quieran. Voy a estar muy contento si hacen algo, sea o que sea». Le dedicamos mucho tiempo a componer la partitura. La hicimos de manera muy meticulosa.

Aunque en 1994 lanzaron Dubnobasswithmyheadman (un instantáneo clásico de la época con simples como Dark & Long y Cowgirl), fue un single para la película Trainspotting lo que disparó la fama de Underworld. ¿Se acuerdan de «Gol, gol, gol, en tu cabeza hay un gol»? ¡Esa!

¿Estás cansado de que te pregunten por «Born Slippy»?

No, para nada.

¿Sabías que en 1998, una cerveza argentina, versionó ese tema para una publicidad durante el Mundial de Fútbol? ¿Ese fue el uso más extraño que se hizo de la música de Underworld?

Debo decir que eso se hizo sin mi permiso: nunca autorizamos el uso de nuestra música para publicitar bebidas alcohólicas (N de R: Hyde tuvo una dura batalla contra el alcoholismo). Aun cuando no tuviéramos dinero. Me pone terriblemente triste que nuestra pasión se asocie con el alcohol. Pero me alegra mucho que se la asocie al fútbol. Eso es fantástico. Vengo de una familia futbolera. Con respecto a tu pregunta, ¿sabés qué es lo más extraño? Que Rick y yo todavía tengamos una carrera y que la gente aún quiera escuchar nuestra música. Eso es extraño: que la gente de un país tan lejano conozca nuestra música y le guste. Eso es extraño y maravilloso.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: